Consejos para evitar portazos

28 noviembre 2016

Cómo evitar portazos en casa y en el portal

Una de los motivos más repetidos por los que una persona puede llegar a necesitar los servicios de un cerrajero en Madrid se debe, sobre todo, a los portazos que muchas corrientes de aire ocasionan. Otras veces estos portazos suelen ser ocasionados por la propia fuerza que tenemos que hacer para poder cerrar las puertas en el caso de que tengan un gran peso. Cuando ocurre eso muchas puertas suelen quedarse atascadas e incluso inutilizadas.

A veces hay tan mala suerte que si se trata de la puerta de acceso principal a la vivienda, normalmente todos sus juegos de llaves se quedan en el interior y no hay ninguna manera para abrirla.

Una vez llegados a este punto tan sólo nos quedará llamar a un cerrajero que esté disponible para nosotros de inmediato. Para evitar próximamente una situación similar…

¿Qué podemos hacer al respecto?

La primera solución que se le puede pasar a cualquiera por la cabeza, en el caso de que se trate de una puerta de interior es poner un tope o una cuña para que ninguna corriente aire pueda moverlas.

Este es una pequeña solución instantánea que solo le ofrecerá el servicio para determinados momentos.

Colocar un burlete

Si realmente quiere acabar con este problema puede colocar exactamente en el punto que entra en contacto con la puerta, un burlete de espuma, de silicona u otro material parecido para que el ruido disminuya considerablemente. Tan solo tendrá que preocuparse de  ajustar bien el grosor del burlete a la holgura de su puerta porque si no podría impedir que se cerrara.

Para evitar que la puerta pegue un golpe fuerte cuando se cierra, como ocurre en la mayoría de los portales, una de las mejores soluciones es la instalación de unos amortiguadores que permitirán que se cierre suavemente.

Puertas de portal

En el caso de que esté harto de que la puerta de su portal no se cierre completamente  por sí sola y siempre necesite darle un último empujón puede instalar un cierrapuertas automático. Aunque de primeras el nombre le parezca algo disparatado, se trata de un mecanismo que existe realmente. Se encarga únicamente de regular la velocidad con la que se cierra su puerta y de forzar el momento del cierre.

Si ha detectado que el origen de su problema se encuentra en que  resbalón de su cerradura  se queda atascado en el marco de la puerta entonces tendrá que pedir a un cerrajero que le ponga un nuevo resbalón que se deslice correctamente y que sea lo más silencioso posible.

Puertas de casa

¿Tiene niños en su casa y tiene miedo a que se pillen los dedos debido a algún portazo que ellos mismos puedan ocasionar? Entonces puede comprar unas bisagras especiales que impiden que la puerta llegue hasta su posición final de cerrado. Estos elementos puede adquirirlos en cualquier empresa de cerrajería y contar con algún profesional para que se lo instale correctamente en cuestión de unos minutos.

Si definitivamente quiere instalar algún sistema capaz de impedir los portazos o bien que arreglen o cambien aquella cerradura que pueda verse dañada puede contar con su cerrajero de confianza. Compruebe que cuenta con la certificación necesaria para la realización de este tipo de servicios. No olvide que cuando se contrata un trabajo en el que la seguridad de su hogar está en juego, siempre hay que contar con las manos de los mejores profesionales.

Más información

Consejos para evitar portazos
Votar